Española
հայերեն
English
Հայերեն
Русский
中文

Gases de Efecto Invernadero

CÓMO PROTEGEN Y DAÑAN LA TIERRA

Los agricultores usan invernaderos para cultivar plantas que necesitan protección contra el frío atrapando el calor obtenido de la luz del sol. Los gases en la atmósfera de la Tierra atrapan el calor de la misma manera para mantener la vida en nuestro planeta. Es por eso que se llaman gases de efecto invernadero. La cantidad correcta evita que la Tierra se congela. La cantidad incorrecta convierte la Tierra en un horno y literalmente cocina nuestro planeta a la extinción. La naturaleza está diseñada para mantener un delicado equilibrio eliminando tantas emisiones como libera. No fue diseñado para manejar industrias que generan miles de millones de toneladas de emisiones anualmente.

Existen diferentes tipos de gases de efecto invernadero. Algunos aumentan la temperatura global.  Algunos son venenosos. Algunos son cancerígenos. Algunos destruyen la atmósfera. Pero hay diez gases que más preocupan a los científicos, que crearon el puntaje ‘’Potencial Global de Calentamiento’’ o GWP para poder comparar el impacto del calentamiento global de cada tipo de gas. Este puntaje mide cuanta energía se absorberá de las emisiones de 1 tonelada de gas durante un período de tiempo determinado comparado con las emisiones de 1 tonelada de dióxido de carbono. Entonces, cuanto mayor sea el puntaje ‘’GWP’’, el mayor potencial tendrá un gas para calentar la Tierra comparado con el CO2 durante ese tiempo determinado.

Dióxido de Carbono CO2

De todos los gases de efecto invernadero, el CO2 es el más preocupante y el principal contribuyente al cambio climático. La actividad humana bombea decenas de miles de millones de toneladas en el aire cada año quemando combustibles fósiles, desechos sólidos, árboles y otros materiales biológicos.  La naturaleza elimina el dióxido de carbono y otros gases nocivos de la atmósfera absorbiéndoles de la atmosfera para liberar oxígeno. Pero cuando la industria agrícola corta miles de millones de árboles, de esta manera libera aproximadamente 2.4 mil millones de toneladas de C02 anualmente. El peor aspecto del dióxido de carbono es que se mantiene en la atmosfera generación por generación.  Después de que se emite un pulso de CO2 en la atmósfera, el 40% se permanecerá en la atmósfera durante 100 años, el 20% se permanecerá por 1,000 años y un 10% adicional se permanecerá por 10,000 años.

Metano CH4

Los humanos generan más dióxido de carbono que metano, pero es más amenazante porque 1 molécula de CH4 es equivalente de 25 moléculas de CO2. El metano comienza calentando el planeta 80 veces peor que el dióxido de carbono durante aproximadamente una década. Después de eso, el carbono en cada molécula de CH4 se convierte en CO2 debido a la oxidación atmosférica y persiste por más de un siglo. la industria de ganadería y sus subproductos son los principales productores de metano. Los niveles de CO2 y CH4 ahora son los más altos en casi medio millón de años.

Óxido Nitroso N20

El óxido nitroso es producido por la fabricación industrial, aguas residuales, la combustión de combustibles fósiles y la descomposición de la agricultura fertilizante. N20 es 298 veces más devastador que el CO2 y permanece en el ambiente por 114 años.

Diclorodifluorometano CCl2F2 and Clorodifluorometano CHClF2

Usados como refrigerantes, estos dos gases son tan peligrosos que Estados Unidos y Europa les prohibió fabricarlos debido a su capacidad destructiva de agotar la capa de ozono de la Tierra y permitir que los rayos ultravioletas del sol irrumpan en la atmósfera. El diclorodifluorometano dura 102 años y el clorodifluorometano solo dura hasta 17 años, pero las personas expuestas a él pueden experimentar efectos tóxicos significativos.

Tetrafluorometano CF4

Otro refrigerante, el tetrafluoroetano no agota el ozono, pero permanece por 50,000 años. Sin embargo, refleja el calor de manera eficiente. Afortunadamente, muy poco es siendo emitido hoy por la actividad humana. Sin embargo, como diclorodifluorometano y el clorodifluorometano ya no se usan como refrigerantes. Ahora, cada vez más el CF4 se lanza al aire anualmente, lo que causara un calentamiento global significativo.

Hexafluoroetano C2F6

El hexafluoroetano se usa en la industria de semiconductores. Se demora por 10,000 años y tiene un puntaje GWP enorme de 9,200. Antes de la industrialización, este gas no existía en la atmósfera. Afortunadamente, hay poca demanda hoy pero como el tetrafluorometano, la demanda de C2F6 se está aumentando convirtiéndose en una amenaza.

Hexafluoruro de Azufre SF6

El hexafluoruro de azufre se utiliza como aislante eléctrico. Tiene un ambiente vida útil de 3.200 años y es 23.900 veces más fuerte que el dióxido de carbono. SF6 se considera uno de los gases de efecto invernadero más peligroso conocido. Está prohibido como gas indicador y se limita a aplicaciones de alto voltaje, pero desafortunadamente es ganando popularidad.

Trifluoruro de Nitrógeno NF3

NF3 es producido por empresas industriales de gas y productos químicos. Es otro gas de efecto invernadero que destruye la capa de ozono y permanece en la atmósfera durante hasta 740 años.

Ozono O3

El ozono se presenta en dos formas, estratosférica y troposférica. El ozono estratosférico ocurre naturalmente para bloquear la energía solar y proteger la Tierra y sus habitantes de la radiación severa. El ozono troposférico, por otro lado, es producido a través de plantas industriales, solventes químicos y quemando fósiles combustibles. Refleja el calor o la energía térmica de la superficie de la Tierra hacia la Tierra y evita que se libere al espacio. Cuando O3 se mezcla con monóxido de carbono, la combinación produce contaminación.

Vapor de Agua H2O

El agua en sí no pone en peligro nuestro planeta, pero a medida que nuestro planeta se calienta, el hielo se derrite y el agua se evapora. Este vapor de agua perdura dentro de la atmósfera bajo de la Tierra, absorbiendo la radiación infrarroja y empujándola hacia abajo a la superficie. Por lo tanto, es tanto un síntoma, como un catalizador masivo del calentamiento global.

Hay miles de otros tipos de gases de efecto invernadero, pero la mayoría reside en la atmósfera en pequeñas cantidades y actualmente no representa una amenaza. Sin embargo, Los gases mencionados arriba tienen el potencial de terminar con la vida tal como la conocemos en décadas. Es por eso que nuestra misión es reducir drásticamente las emisiones de efecto invernadero y restaurar el equilibrio natural de la Tierra desarrollando probióticos innovadores que transforman la forma en que se fabrican y consumen los alimentos en todo el mundo.

HYPROFEED